facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Nuevos datos revelan los gustos cambiantes de los hogares ingleses

Ingredientes / Aditivos Salud Internacional

Elizabeth Truss, la Secretaria de Medio Ambiente del Reino Unido, anunció la semana pasada que un tesoro de datos muestran cómo la relación de los consumidores ingleses con los alimentos ha cambiado en más de tres generaciones. La organización nacional "Encuesta Nacional de Alimentación", establecida por el gobierno durante la segunda guerra mundial, preocupado la salud de sus ciudadanos, ha estado funcionando de alguna forma desde 1940.

Durante más de 70 años, muchas familias completaron formularios semanales de compras de alimentos y bebidas para crear las estimaciones de la nación, sobre los tipos de alimentos y las cantidades que se consumieron.

La semana pasada, el Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido (Defra) publicó la información de 150.000 hogares que participaron en la encuesta 1974-2000. Por lo tanto, hoy por primera vez, cualquier persona puede acceder a los datos de las estimaciones y explorar los cambios culturales que han contribuido a modelar los alimentos que se consumen hoy.

Los datos están siendo publicados a través de #OpenDefra, la entrega de datos más grande que el gobierno haya divulgado.

La Secretario de Medio Ambiente Elizabeth Truss dijo:

La comida es el corazón y el alma de nuestra sociedad y estos datos no sólo muestra lo que estábamos comiendo hace 40 años, sino también cómo un cambio en la cultura ha dado lugar a una revolución de los alimentos. Los consumidores están más atentos a la procedencia de los alimentos. Internet ha traído productos de calidad a nuestras puertas con un solo clic. Los nuevos restaurantes que ofrecen las últimas tendencias culinarias son ahora tan comunes como el famoso "pescado y papas fritas".

Con la apertura de estos datos podemos ver más allá de qué, dónde o cómo las generaciones anteriores estaban comiendo, y así establecer claramente los momentos claves que nos hicieron cambiar nuestros hábitos para siempre.

Los cambios culturales que determinaron el tipo de alimentos que hoy se consume incluyen:

Los avances en la tecnología: en 1974 sólo el 15% de los hogares de la encuesta era propietario de un congelador. El hogar de 1974 se compraba guisantes y leche en latas y patatas. El hogar comparable en 2000 (con el 94% que poseía una congelador) compraba pasteles helados, guisantes y las patatas fritas congeladas.

Una mayor comodidad: Los alimentos que se consumen rápidamente siempre han sido populares, pero mientras que a los hogares de la década de 1970 se les pedía anotar el consumo de leche en polvo, puree de patata instantáneo y duraznos en conserva, hoy en día las ventas de alimentos de conveniencia como la pizza congelada y la pasta se han disparado. En 1989 se les preguntó a los hogares por primera vez si poseían un microondas, y desde entonces el número de platos preparados que compramos ha más que duplicado.

Los hábitos de consumo: Por ejemplo, un en Glasgow en 1974 gastaba 9.10 Libras esterlinas por semana con alimentos tales como carne en conserva, hígado de cordero y manteca de cerdo, mientras que una hogar comparable en el 2000 pasó a gastar 80,90 libras esterlinas en una cesta con agua mineral, patatas fritas y yogur. Aunque parece que se gastaba más en alimentos, si tomamos el salario en proporción, se gastaba un 24% en 1974 contra el 11% hoy en el 2000.

La conciencia de la salud: La mejora de la conciencia y el deseo de ser más saludables también pueden haber desempeñado un papel, con el consumo de pan blanco que cae en un 75% desde 1974, mientras que el pan integral ha aumentado en un 85%. Del mismo modo que leche desnatada superó a la leche entera en la década de 1990 y que ahora se bebe cuatro veces más.

La publicación inicial de estos datos está disponible en el Family Food Open Data

|