facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Mejora de la productividad en empresa de conservas de pescado

Acuicultura Argentina

Por requerimiento de Centauro, profesionales de INTI-Mar del Plata y Matelmec automatizaron dos autoclaves con sistemas de funcionamiento obsoletos, lo que permitió aumentar la capacidad de esterilización con presión compensada de la empresa. Centauro es una empresa pesquera marplatense que posee una línea de productos congelados y una línea de conservas: Marechiare.

La firma, que integra el Grupo Veraz, abastece al mercado interno y exporta sus productos.

La necesidad de automatizar autoclaves se debió a que adquirieron dos equipos de 5.000 litros fabricados en España, con poco uso y excelente estado de conservación, pero dada la época de construcción estaban equipados con sistemas neumáticos de control, que para este tipo de procesos resultan obsoletos. El fabricante original no estaba disponible para dar servicio o actualizar la tecnología.

La intención de la empresa fue poner en funcionamiento las autoclaves adquiridas con una tecnología de control superadora de la que tenían hasta ese momento en la planta. Recurrió al INTI por experiencias previas en relación a asistencia técnica, análisis y medición de procesos térmicos.

Definido el problema a resolver, en conjunto con el INTI, la empresa seleccionó a Matelmec como proveedor de hardware, asesor e integrante del equipo del proyecto. Se logró la implementación y validación del sistema de control y registro de procesos de esterilización comercial de conservas en autoclave estática de vapor.

El ingeniero Martín Brosio, integrante de la Unidad Técnica de Desarrollo y Transferencia de Tecnología de INTI-Mar del Plata expresó que el sistema está basado en un Controlador Lógico Programable (PLC) con pantalla táctil y tiene la capacidad de almacenar los parámetros que definen las etapas del proceso para distintos productos. “Una vez que el equipo está cargado con el lote de un producto, el operador selecciona el proceso correspondiente. Da inicio y comienza el venteo -barrido de aire dentro de la autoclave mediante la inyección de vapor-. Luego el sistema verifica la ausencia de aire y comienza la etapa de subida que consiste en el calentamiento hasta alcanzar la temperatura del proceso. Una vez transcurrido el tiempo requerido comienza el enfriamiento con compensación de presión y por último la despresurización controlando parámetros en forma automática durante todo el ciclo de esterilización”. Asimismo, agregó que “guarda registro inalterable de temperatura, presión y tiempo con el cual se puede verificar para cada partida que el proceso cumple con la letalidad especificada para asegurar la inocuidad del producto”.

Entre los beneficios que trajo a la empresa se encuentra la capacidad de procesar en el futuro envases más livianos y modernos, la mejor reproducibilidad del tratamiento otorgado a los productos, economía de vapor y el aumento de la capacidad de esterilización con presión compensada, finalizó Brosio.

Por su parte, el ingeniero Federico Angeleri, director comercial de Grupo Veraz expresó que “fue muy importante el trabajo en conjunto que hizo el INTI con Matelmec ya que nos permitió resolver el problema que teníamos con la automatización de los equipos, sin tener que recurrir al fabricante original de los mismos. Pudimos hacer el trabajo en poco tiempo y en Argentina en vez de tener que estar importando servicios”. A su vez recalcó que estas autoclaves les permiten trabajar de manera más segura, cómoda y hacer eficiente el proceso para el cual tenían equipos muy antiguos.

|