facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

El contenido de vitamina D en alimentos fortificados es generalmente bajo

Salud Guatemala

La deficiencia de la vitamina D está siendo considerada como un problema de salud pública. La vitamina D aumenta la salud musculoesquelética y reduce la mortalidad asociada a problemas óseos en algunas poblaciones, en particular en ancianos y otros. La evidencia sugiere que la vitamina D tiene un impacto en el cáncer, enfermedades cardiovasculares, procesos autoinmunes, y las infecciones.

Los estudios epidemiológicos también han detectado déficits de la vitamina D o la insuficiencia en casi todas las poblaciones del mundo. Tal evidencia ha llevado a un debate relacionado, en cierta medida, a las medidas fotoprotectoras encaminadas a proteger contra el cáncer de piel. Las últimas recomendaciones del Instituto Americano de Medicina consideran que los niveles en suero de 20 ng / ml (50 nmol / L) parece ser adecuada en la población general y alcanzable incluso con una mínima exposición al sol.

En el artículo de la revista Medes, llegan a la conclusión que la exposición al sol no debe utilizarse como la única fuente de vitamina D ya que también es claramente carcinogénico para la piel. Un enfoque saludable combina una exposición moderada al sol, fuentes de alimentación adecuada de la vitamina y suplementos cuando sea necesario.

La vitamina D (calciferol), se presenta de muchas formas, pero los dos más importantes son los fisiológicamente relevantes de la vitamina D 2 (ergocalciferol) y la vitamina D 3 (colecalciferol). La vitamina D 2 se origina a partir de la levadura y de esterol de plantas, ergosterol; vitamina D 3 se origina a partir de 7-dehidrocolesterol, un precursor del colesterol, cuando se sintetizan en la piel.

Debido a que la dieta de vitamina D es soluble en grasa una vez que se ingiere, se estima que aproximadamente el 80 por ciento de la vitamina D que se ingiere entra en el cuerpo.

Gran parte de los nutrientes y componentes de los alimentos que consumimos en la dieta cotidiana actuan sobre el metabolismo o estructura del hueso. Los factores dietéticos que influyen en la estructura osea son minerales inorgánicos, calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio principalmente, y otros elementos traza; vitaminas liposolubles A, D, E, K, y el grupo de vitaminas B, el ácido fólico, la vitamina C y macronutrientes, tales como proteínas o ácidos grasos.
Estos últimos meses se han presentado tres informes que destacan la importancia del calcio y la vitamina D en la salud del hueso, por parte de la Comisión Europea , por el Ministro de Sanidad de los Estados Unidos de Norteamérica la organización mundial de la salud sobre dieta, nutrición y prevención de enfermedades crónicas.

La ingesta de vitamina D de alimentos y suplementos nutricionales se expresa en unidades internacionales (UI) o microgramos (mg). Una UI de vitamina D se define como la actividad de 0,025 g de colecalciferol en bioensayos con ratas y pollos. Por lo tanto, la actividad biológica de 1 g de vitamina D es 40 UI. La actividad de 25 (OH) D es 5 veces más potente que el colecalciferol; por lo tanto, 1 UI = 0,005 mg de 25 (OH) D.

Casi la totalidad de la ingesta humana de la vitamina D en los alimentos proviene de productos lácteos fortificados y otros alimentos fortificados tales como cereales para el desayuno.
El contenido de vitamina D de los alimentos fortificados es generalmente bajo, con la excepción del pescado, como el de arenque del Atlántico que contiene hasta 40 mg (1.600 UI) / 100 g (USDA, 1991).

Algunos otros alimentos que contiene Vitamina D son:

  • Los hongos shiitake
  • La caballa
  • El salmón rojo también
  • Aceite de Hígado de Bacalao
  • Huevos

En Guatemala se ha dado un creciente aumento de la compra de alfacalcidol, un compuesto metabólico sintético de la vitamina D . Prizm y Meproser son dos empresas que lo proveen en el país.
En Mexico por ejemplo se encuentra el suplemento de vitamina D3 de calidad superior llamado Suntrex D3 ™ apto para y ayuda con la absorción de calcio para promover la fortaleza de los huesos.

La deficiencia de vitamina D está siendo considerada como un problema de salud pública y continúan sus estudios sobre el tema ya que una investigación reciente de Cochrane muestra que la Vitamina D podría reducir el riesgo de ataques de asma severos en todos los pacientes.

Le recomendamos también leer un artículo publicado en Food News Latam " Los bajos niveles de vitamina D pueden afectar gravemente a su sueño "

|