facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Colina: “La Nueva Vitamina”

Carne de Res Centro América

Si bien los científicos especializados en nutrición tienen conocimiento de la colina desde hace muchos años, recién ahora los investigadores comprenden lo esencial que resulta esta vitamina. La colina es conocida como “la última vitamina”. La Academia Nacional de Ciencias (NAS) la definió como un nutriente esencial en 1998, siendo el único componente alimenticio dentro de la categoría de las vitaminas que ha sido reconocido como tal.

La NAS recomienda una ingesta de 550 miligramos por día en los hombres, y de 425 mg por día en las mujeres. La colina puede influir positivamente en el desarrollo cerebral, -inclusive la función de la memoria a lo largo de la vida-, la salud cardiovascular, el funcionamiento del hígado y el desarrollo reproductivo.

La colina está ampliamente distribuida en las grasas de los alimentos y se encuentra especialmente en el hígado, la yema de huevo, los cacahuetes (maníes), los productos lácteos, la leche humana y en los fosfolípidos. El cuerpo sintetiza colina y es poco probable la deficiencia debida a la insuficiencia dietética. La colina es un precursor del neurotransmisor acetil colina (genera las contracciones musculares), y es un donador de grupos metilo (disminuye los niveles de homocisteína lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas). La lecitina es una fuente natural de colina.

En los atletas se fomenta el consumo de colina para mejorar la resistencia física a través del incremento en la lipolisis de grasas y de la producción de acetilcolina con el fin de aumentar las contracciones musculares y demorar la fatiga. Los suplementos de colina están pensados para estimular la función cerebral (mejorando la memoria, inteligencia y estado de humor de las ratas). Los ciclistas que consumen 2,34 g de colina presentaron un mejor estado de ánimo pero ninguna mejora en rendimiento. La evidencia no sustenta las afirmaciones que la colina tiene un papel en la reducción del tejido adiposo corporal, o que dosis elevadas puedan aumentar el metabolismo de las grasas en seres humanos.

¿Puede la lecitina ayudarle a no perder más sus llaves del auto? Las investigaciones científicas han arribado a la conclusión de que la lecitina y la colina pueden mejorar su memoria, especialmente la pérdida leve de memoria asociada con el avance de la edad. La lecitina y otros compuestos que contienen colina mejoran la capacidad de memoria en los adultos normales, en especial, en aquellos individuos que tienen de por sí un funcionamiento de la memoria deficiente. La lecitina puede reducir esos “momentos de despiste” a través de una cucharadita diaria.

Siendo la enfermedad cardíaca la mayor causa de muerte en hombres y mujeres, la lecitina es otra forma en que la naturaleza nos ayuda a mantener la salud de nuestros corazones. La lecitina cumple una serie de funciones en la salud del corazón, incluyendo la reducción del nivel total y de LDL de colesterol. La colina suministrada por la lecitina ayuda a disminuir los altos niveles de homocistina en la sangre, que pueden estar asociados a un daño arterial.

Los científicos saben desde hace tiempo que la lecitina y la colina son esenciales para la función del hígado y para la salud. Bastan unas pocas semanas de una dieta deficiente en colina para producir un hígado graso que puede derivar en cirrosis y/o cáncer de hígado. Además de aportar el nutriente colina, la lecitina también parece proteger directamente al hígado contra la cirrosis provocada por un consumo excesivo de alcohol.

La colina es considerada un factor importante en el desarrollo cerebral y mental tanto del feto como del niño. Dado que la colina es vital para el desarrollo del feto, se transporta favorablemente a través de la placenta desde el torrente sanguíneo de la madre al feto en una relación 1:14. De igual modo, la concentración de colina en la leche materna es 100 veces superior al nivel existente en el torrente sanguíneo de la madre. Las mujeres embarazadas o en período de lactancia tienen un nivel de ingesta recomendado superior por estos motivos.

En la enfermedad de Alzheimer (EA) se han descrito alteraciones relevantes en la neurotrasmisión colinérgica que han llevado a considerar que el principal trastorno en la enfermedad era el déficit colinérgico, por degeneración de las neuronas colinérgicas presinápticas, y que la reposición de acetilcolina podría restaurar las alteraciones cognitivas características de la EA. Aunque pronto se demostró que no era la única alteración, la hipótesis colinérgica ha permitido establecer varias posibles líneas de tratamiento de esta grave enfermedad, la más prometedora es la administración de inhibidores de la acetilcolinesterasa. De todos los compuestos investigados, la tacrina (tetrahidroaminoacridina) ha mostrado en diversos ensayos terapéuticos un efecto positivo sobre la memoria en pacientes con síntomas de grado leve a moderado. Aunque no todos los estudios han dado resultados favorables, probablemente debido a diferencias metodológicas, la impresión clínica global ha justificado la introducción de tacrina como la primera terapéutica paliativa de la EA.

Pero la Tacrina no estuvo mucho en el mercado por su hepatotoxicidad. Tanto su efecto en el hígado como, el hecho de que debe tomarse cuatro veces al día, lo hacía impráctico. Luego aparecieron otras sustancias con esta misma ventaja y una mayor afinidad por áreas cerebrales afectadas, por lo cual ahora la Tacrina se usa muy poco.

Los productos que ofrece la empresa Lamya, son lecitina 100% pura. Los alimentos más ricos en colina para que puedas seguir una dieta equilibrada rica en esta vitamina tan importante para el cerebro son:

  • Lecitina de soja
  • Yema de huevo
  • Hígado
  • Carne de vaca
  • Levadura de cerveza
  • Copos de avena
  • Nueces
  • Legumbres
|