facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Nuevo programa de mejoramiento de mora de Castilla

Carne de Res Colombia

El análisis productivo de ocho ecotipos de mora de Castilla servirá como base para el desarrollo de estrategias en el mejoramiento de esta fruta en Antioquia, lo que podría incrementar los ingresos de los fruticoltores de la región.

Para el desarrollo de sus tesis de maestría, Diego Marmolejo analizó los ecotipos (subpoblación genéticamente diferenciada que está restringida a un hábitat específico) de mora de Castilla: mora sin espinas, Castilla juntas, Trujillo espinas, San Antonio, ranchona juntas, guática, Sara y abrazo, pertenecientes a la colección de materiales de la U.N. Sede Palmira.

En su trabajo, quiso conocer si dichas variedades tenían presencia de apomixis (copias exactas de la madre o un clon, sin que los espermatozoides fertilicen al óvulo de la planta), ya que agricultores en cultivos de Antioquia aseguran que se han generado plantas idénticas a la madre por medio de la propagación de semillas.

Para el desarrollo de su investigación, aplicó métodos fenotípicos, caracterización citoembriológica, marcadores genéticos y pruebas biológicas, para conocer realmente el modo de reproducción.

Sembró los ocho ecotipos de mora de Castilla, extrajo el polen y lo analizó en el Laboratorio de Biología Molecular de la U.N. Los resultados determinaron que la fertilidad del polen en las ocho variedades era baja, es decir, que la semilla producida sin la fertilización del grano de polen (reproducción asexual) generaba variabilidad genética (plantas no idénticas a la original o madre).

De esta manera se estableció que se hace necesaria la polinización, proceso de transferencia del polen desde los estambres hasta el estigma o parte receptiva de las flores, por agentes como el viento, el agua, insectos, aves o murciélagos, para la reproducción de semillas y frutos.

Esto quiere decir que la propagación de semillas no es un buen método para utilizar en los cultivos de mora de Castilla en Antioquia. “No se va a tener una planta idéntica a una que tiene buenos frutos, por lo que se puede afectar la calidad y generar pérdidas”, explica Marmolejo.

El estudio permitió determinar que la mora sí tiene presencia de apomixis. En la variedad sin espinas es del 20%, en Trujillo espinas y ranchona juntas es del 88 %, y en la restantes se presenta una tendencia del 70 %. Lo anterior significa que cuando son alteradas genéticamente, las diferentes variedades de mora de Castilla pueden generar los frutos deseados.

Con este aporte, será posible establecer programas de mejoramiento, sobre todo en Antioquia, donde se planta la especie San Antonio. De esta manera, se podrían incrementar los ingresos provenientes de esta actividad agronómica.

En Colombia, aproximadamente el 55 % de la producción se ofrece en fresco a supermercados y plazas de mercado para el consumo de los hogares, mientras que cerca del 10 % se vende a la agroindustria para la preparación de jugos, pulpas, mermeladas, conservas, confites y colorantes.

|