facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

¿Por qué nuestro cerebro ama la comida chatarra?

Sostenibilidad Perú

Comer saludablemente es ingerir, entre otros, proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Entonces, si la comida saludable hace que tengamos nuestro cuerpo saludable, ¿por qué nuestro cerebro ama la comida chatarra?

Escucha este y otros audios en TalkNewsLatam.com

Esto sucede porque el cerebro necesita mucha energía para funcionar, y por lo tanto muchas calorías. Por ese motivo es que la comida altamente procesada y llena de grasas y carbohidratos nos resulta más atractiva: nuestro cerebro necesita conseguir mucha energía en poco tiempo y si solo comiéramos frutas y vegetales crudos, necesitaríamos mucha más cantidad de comida y mucho tiempo más para procesarla.

Comida saludable y comida chatarra

De todos modos, la energía que nos proporciona la comida chatarra tiende a rendir menos tiempo, por lo tanto cada vez necesitamos más. Pero, aunque nuestro cerebro se sienta reconfortado por la comida chatarra, nuestro cuerpo necesita un descanso y otro tipo de nutrientes. Por muy atractiva que resulte, debemos encontrar la forma de conseguir la cantidad de calorías necesarias con alimentos más saludables.

El consumo de comida chatarra continuo genera graves problemas de salud en niños y adultos, ya que contiene altas concentraciones de azúcar. En los niños produce sobrepeso y obesidad, más una tendencia a desarrollar diabetes de adultos (si es que no aparece antes).

Las grasas saturadas en altas concentraciones que contiene la comida chatarra se depositan en nuestras arterias y las taponan. Aparece entonces la arteriosclerosis y después, si eso continúa, los accidentes cerebrovasculares (ACV), las enfermedades cardiovasculares, embolias cerebrales, infartos del miocardio y otros problemas de triglicéridos y colesterol alto en la sangre.

El Doctor Alberto Cormillot, (Instructor en Salud, Alimentación y Actividad Física) comenta al respecto que la comida chatarra contiene altos niveles de calorías, grasas, sal o azúcares, aditivos y grasas trans empleadas para realzar su sabor y aumentar la vida útil del alimento; aporta una bajísima proporción de vitaminas, fibra y otras sustancias como antioxidantes y fitoquímicos, nutrientes indispensables para mantenerse sano; por último su consumo diario y la falta de actividad física están asociados con enfermedades del corazón, obesidad, hipertensión arterial, diabetes y caries dentales.

También agrega que algunas soluciones a la tentación de comer alimentos que nos hacen daño al organismo podrían ser, por ejemplo, en un restaurante cuando sienta ganas de comer algo “engordante” compartir la porción y acompáñarla con ensaladas. Cuando se encuentre en una casa de comidas rápidas, es primordial que no vaya con el estómago vacío o sientiendo mucho apetito, prefiera combos pequeños y aquellos que contengan vegetales. Recuerde que algunas cadenas de comida ofrecen opciones saludables como ensaladas.

En Perú, en Mayo de 2013 se aprobó una ley de promoción de la alimentación saludable para niños, niñas y adolescentes (ley 30.021/2013). Diche ley tiene como propósito inculcar hábitos alimentarios que prevengan la aparición de la malnutrición en su población objetivo.

Para ello incluye dentro del currículo escolar la enseñanza de la alimentación saludable; promueve la implementación de puestos de alimentación saludable en establecimientos educacionales y regula la publicidad de alimentos "chatarra".

|